18 feb. 2014

Otro sol


Suspiro prolongado, lleno de pena de un sentimiento ya olvidado.
Aire de derrota que no denota ninguna compasión por este idiota.

Tus historias sin final ya han acabado dejando grabado un adiós a un ser amado. Tristes lágrimas recorren tu cuerpo, de arriba abajo y de abajo arriba solo es mas sal que alimenta tus salinas.
Buscando respuestas lanzas flechas con ballesta, buscas entendimiento sin importar el sufrimiento. Cavas con tus uñas el suelo intentando desenterrar el sentimiento verdadero solo encuentras desconsuelo.
Triste y vago señuelo que obligas a enviar a tu corazón para seguir avivando la llama. Fuego acabado del que solo quedan las cenizas, la tierra como una cuna a un niño recuerda las llamas antes vivas y ahora extinguidas. No vale la pena seguir alimentando ilusiones cuando la saliva apaga esas brasas que un día tenían vida.

Momentos a solas tan perfectos que se los terminaron llevando las olas de ese mar tan fiero lleno de resentimiento y miedo a lo que yo quiero o tu soñabas mas allá de tu fuero.

1 comentario:

  1. Los poetas me resultais seres extremadamente extraños. Soltais palabras como "siempre" a la ligera, abandonándolas a la primera embestida del cruel destino que es la realidad del día a día. Decís "te amo" con tal intensidad que... casi parece verdad. Pero, la triste realidad, es que el amor para vosotros resulta tan efimero que lo convertís en tristeza nada más escapar de los labios con un prolongado suspiro. Abandonar, correr, tropezar, caer, levantarse y... volver a empezar. Con lo bonito que es... el amar y ser amado, sin miedos y volando juntos sobre ese estúpido mar de cabezas que resultan ser esas personas que nos rodean.

    ResponderEliminar