10 feb. 2015

Hermanita

Junto a un árbol con monedas en vez de frutos te conocí. Orbes rojos que al intercambio pequeños tesoros eran para mi pero grandes te adoro significan ahora para el que esta escribiendo esto para ti. Una historia muy larga que merece ser contada, temporada tras temporada  que me ayuda a recordar el por que pienso en ti cada vez que mis ojos ven la almohada. Hermanita de mi alma siempre a mi vera estabas, a tiempo de conversación o ya con tu nombre ella empezaba. Lo que sè es que cuando me falta un hada solo debo recurrir a ti y a los tiempos que jugábamos con espadas para ser de nuevo yo y reír por cosas que antes me dañaban o muy lúgubremente me importaban. Alegre estoy por que despellejes cerdos que antes caminaban por campos que no son los tuyos pero aquí los nuestros echan de menos tu voz, resonando en los barrancos,campo uno, campo dos campo tres... Donde los lagartos esperan que si un día te encuentras sin casa en ellos estés. Que seas feliz te deseo con todo el corazón que puedo, sabes que aveces sin decir nada desaparezco por lo que de ti agradezco el amor que me das aun sin saber sabiendo que si dices ven tarde o temprano aparezco. Quien lea este texto que grabe en su mente que le escribo a alguien a quien el corazón no cabe en el pecho. Que late por uno día a día sin venir a cuento lo mal que el lo haga echo, su corazón siempre tiene hueco y por lo tanto su nombre siempre estará grabado en lo más profundo de mi pecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario