17 abr. 2011

Ella


Pucca todo lo tenía, su sonrisa a pocos le era agraciada. Su sed de muerte nunca la satisfacía, decidió jugar con la policía. Al gato y al ratón jugaba ella, inmortal la creían algunos. 19 agujeros tallaron su precioso cuerpo, muchos de ellos la última voluntad de sus enemigos. Una noche decidió conducir hasta el infierno para así poder eliminar a su último amigo. El diablo se descubrió ante ella y con mas dientes que sables le hizo perder su destino. La piedra destrozo su armadura, su sed de sangre se había satisfecho pero no cayó en la cuenta de que la que ahora tenía en sus manos era la suya. Grito al cielo y echo la culpa a otra alma perdida. Meses después mando a eliminar al que creía culpable. Mientras tanto el odio fue creciendo y muchos perecieron para satisfacer sus ansias. Ahora ese peligroso diablo de su interior estaba atado a una cama y solo su voz podía salir de esa jaula. Meses más tarde se fugo de ese horrible hospital y ahora está perdida. Nadie sabe donde esta, ningún muerto guía su camino solo su destino. Esta es la historia de la dama Muerte, la única que he conocido y la cual espero que no esté en los brazos de la verdadera. Si el poder y el dinero la desviaran  a este texto, pido que te presentes ante mí. Aun que yo ya sea un alma recuperada siempre velare por mis hermanos. Sé que del infierno escape pero la mitad de mi ser siempre estará allí debajo.

Ella desde pequeña predecía que con sangre su destino se abriría en canal.

Creado por Daniel V.M, L`Strange


1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar